Servizi

“Establecimiento del marco para consolidar la estrategia de la Federación”

Preparado por Massimo Barra, Presidente del Comité de Redacción
Pronunciado el 22 de noviembre de 2007
Da: “Asamblea General FICR” 22 de noviembre de 2007

Muchas gracias, Señor Presidente.
En muchas partes del mundo, las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja llegamos a donde otros, incluidos los Gobiernos, no llegan, y hacemos lo que otros no hacen.
Es de fundamental importancia –y es nuestro deber– fijar nuestras prioridades para la acción en función de las prioridades y necesidades de las personas a las que tratamos de prestar servicio.
Es correcto, desde luego, ser teórico, pero mejor es prestar atención a las necesidades reales de las personas, que cambian necesariamente de una región a otra y de un país a otro.
Animados claramente por esta visión, los participantes en la Asamblea General de 2007 de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja han examinado la forma en que el cambio climático, la propagación de las enfermedades emergentes y reemergentes y el aumento de la violencia personal y colectiva realzan la vulnerabilidad.
El siguiente informe es el resultado de las deliberaciones de los grupos de trabajo sobre los temas del deterioro del medio ambiente, incluido el cambio climático, las enfermedades emergentes y reemergentes y otras amenazas de salud pública y la violencia en la comunidad.

El deterioro del medio ambiente, incluido el cambio climático
La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja aúna fuerzas con la comunidad mundial de Gobiernos, organizaciones y personas que desean hacer frente a las consecuencias humanitarias del cambio climático, hoy y en las décadas por venir.
El cambio climático, patente en muchos países, está afectando a muchas personas. Los representantes de las Sociedades Nacionales mencionaron diversos ejemplos del cambio climático y sus efectos sobre quienes están en estrecho contacto con naturaleza y, en particular, sobre las personas más vulnerables. Por cuanto las consecuencias humanitarias indudablemente van a agravarse, la adaptación al nivel de la comunidad es apremiante.
La vasta red de voluntarios y personal del Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja tiene ante sí desafíos sin precedentes. La mayor frecuencia e intensidad de los desastres, e incluso los nuevos tipos de desastres, están agobiando nuestras capacidades de preparación y respuesta al nivel de la comunidad. El patrón geográfico de la morbilidad está evolucionando. La prestación de servicios de suministro de agua y saneamiento es cada vez más difícil. La inseguridad alimentaria va en aumento, pues los productores agrícolas no saben cómo reaccionar ante temporadas de lluvias atípicas y escasamente previsibles. Está amenazada la existencia misma de las aldeas costeras e incluso de Estados insulares enteros. Los más vulnerables a estas amenazas son los que menos han contribuido al problema.
Se trata, a todas luces, de un problema que interesa a la Cruz Roja y a la Media Luna Roja y que se debe integrar en las metas y medidas que formulen las Sociedades Nacionales. Merced a su larga experiencia, el Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja se encuentra en una posición privilegiada para influir en las comunidades locales, salvando la brecha entre la comunidad científica y las medidas a nivel local.

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja:
La Federación Internacional está empeñada en dotarse de los recursos institucionales, financieros y humanos necesarios para abordar el reto del cambio climático. Estamos estableciendo asociaciones con centros de conocimiento, Gobiernos, organismos internacionales, el sector privado y las ONG, desde el plano mundial hasta el plano local. Las alianzas mundiales de la Federación Internacional con las Naciones Unidas y otros organismos brindan oportunidades para forjar nuevas alianzas locales. También estamos formulando mecanismos para reducir nuestras emisiones de carbono y, al propio tiempo, seguir mejorando las vidas de las personas vulnerables; con todo, mucho queda todavía por hacer.
La Asamblea General de la Federación Internacional espera que los participantes en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se celebrará en Bali, tratarán de lograr un justo equilibrio en cuanto a los recursos destinados a la adaptación al cambio climático en los países desarrollados y en desarrollo, dando prioridad a los países y las personas más vulnerables; así como a los mecanismos para movilizar recursos suficientes y previsibles para la adaptación al cambio climático en los países en desarrollo.
La Federación Internacional puede sustentar su acción en muchos años de experiencia en la gestión de riesgos climáticos y de desastres, en particular al nivel de la comunidad. Somos un movimiento auténticamente mundial, con voluntarios y personal en 186 países que realizan su labor como auxiliares de los Gobiernos nacionales. El fuerte aumento observado y proyectado de los desastres vinculados con fenómenos meteorológicos requiere recursos nuevos y adicionales y mecanismos de implementación eficaces en sustento de la adaptación. El Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja está resuelto a aunar fuerzas para enfrentar las consecuencias humanitarias del cambio climático, trabajando juntos para la humanidad.

Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja:
Las Sociedades Nacionales pueden realizar su labor en diferentes áreas:
• El análisis de datos y tendencias
• La concienciación
• La acción
• La sensibilización
(Segue alla pagina successiva >>)

,